"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

sábado, 26 de diciembre de 2009

El islam en la prensa

El islam es un gran tabú en la sociedad y, en algunos casos, existe un desprecio alarmante atizado por la mass media
Opinión - 25/12/2009 9:37 - Autor: Anouar astilleros - Fuente: Webislam
El famoso refrendo de los minaretes como el debate del velo no es más que un subterfugio, es un debate hipócrita además de agotador. A fuerza de no querer hablar con franqueza de lo que piensa esta vieja Europa sobre el islam lo personifican en los elementos más característicos y controvertidos, focalizándonos sobre estos aspectos que nunca o casi nunca han sido elementos de controversia en la comunidad islámica.
A veces cuando recibimos visitas de personas no del todo desconocidas en casa y no tenemos muy claro como empezar a conversar hay un momento que todos miramos a nuestra mascota, un gato brillante y negro que retoza por las esquinas del salón. Así, enseguida, todos hablamos del gato, de lo bellos que nos parecen, de lo hermoso que son o la alergia que nos produce su pelo. Lo mismo sucede con los minaretes y los velos, el islam es un tabú tan grande en la sociedad y hay en algunos casos un desprecio tan soterrado atizado por la mass media que para hablar o discutir sobre cuestiones relacionadas con el islam es mejor empezar por el aspecto más superficial y hasta más banal de nuestro din. ¿De que pueden conversar aquellos que en su fuero interno desprecian el islam sin conocerlo? Así tienen que manifestarlo del modo más educado posible y para eso están lo pañuelos, burcas, minaretes y demás elementos que consideran folclóricos .Y así, nosotros, cayendo en la trampa, nos esforzamos por explicar, por mostrar nuestro lado más amable y tolerante sin apenas sospechar que la identidad es como un bloque duro de hielo que muy pocos son capaces de derretir.
Lo que está empezando a suceder es realmente preocupante. La prensa (!ay ,una vez más!), lejos de mostrar la realidad ciertamente dura y difícil para los musulmanes en Europa se ensaña más y más en nuestra comunidad, en una especie de sadismo que empieza realmente a minar la moral de muchos. El día 6 de diciembre, de nuevo, una cascada de noticias negativas, casi difamatorias sobre el islam, cubre el espectro informativo de nuestro país. Afganistán y la situación de las mujeres es motivo diario en la prensa y es recurrente hasta el mareo. Tengo la impresión de que durará hasta el fin de la guerra de Afganistán. En cadenar SER se hacen eco de un hecho acontecido ¡el marzo pasado! en el que unos 8 islamistas parecen haber raptado y, luego condenado, a una mujer a muerte por adulterio.La mujer definitivamente escapó y denunció los hechos. Aún así, la cadena SER asegura que continúan investigando los hechos. Sin duda, si fuera así, es un hecho repugnante pero creo en la presunción de inocencia, no olvidamos el caso del pobre chico canario acusado falsamente de violar y asesinar a la hija menor de su pareja. Lo cierto es que esta noticia de cadena SER me suscita serias dudas : ¿Como una estación de radio puede publicar una noticia así aún y cuando continúan investigando los sucesos y desde el mes de Marzo la policia aún no ha sacado del todo las conclusiones pertinentes?. Y otra pregunta más urgente aún: ¿Como pueden hablar de la sharia como si se tratara de un corpus legislativo perfectamente codificado para todas las naciones que profesan el islam...? Todos sabemos que esto no es así, sabemos que la sharia emana del corán, la sunna y el ijma, nada más poliedrico me parece es decir que la sharia es una interpretación del corán,las sunna y de las diferentes sociedades en diferentes partes del mundo ... ¿Alguien, por favor, se lo puede explicar a estos periodistas avezados? ¿Es tan difícil? Creo que las instituciones y asociaciones islámicas están fallando en la trasmisión de conocimientos a los medios encargados de difundir la información.
El diario El Mundo, en su edición digital, publica un artículo titulado “Hipócrita Turquía” denunciando la escasez de oportunidades y dificultades que tienen los cristianos evangélicos para abrir sus templos en este país. Es curioso que algunos demanden, en los paises musulmanes, facilidades para abrir Iglesias cuando aquí, en Europa, están vacías. Parecen obviar que vivimos en la ley de la oferta y la demanda y hoy, al menos, la demanda es abrir mezquitas para acoger al número in crescendo de musulmanes que habitamos Europa. Dudo que el número de Cristianos aumente en los países musulmanes a no ser por el crecimiento natural de su población Cristiana. De igual modo el afán proselitista de conversión al cristianismo es consustancial a su propia existencia, baste recordar el requerimiento Americano o los intentos, una y otra vez, de evangelización del norte de áfrica durante los procesos imperiales. Objetivamente el islam siempre se ha expandido a través del comercio y las redes comerciales guste o no.
Retomando el asunto El País publicó, el mismo día, varios análisis de la situación de al Al-Qaeda en el Magreb, la base de reclutas y financiera que representa España y la situación actual de Mauritania, un lugar dónde “antes”(según el autor” ) no se veían ni burkas, ni velos ni barbas. Tal vez antes vivían en un mundo civilizado, donde hombres rasurados e ilustrados conversan y se afanan en sus tareas, donde los velos son pisoteados por mujeres emancipadas de la tutela del párroco (perdón, del imam o lo que se le parezca). Antes de al qaeda el mundo era mejor, era más seguro que avanzaba en su paso firme en busca de un horizonte en común, donde el imperio de la ley, los derechos humanos y demás eran respetados al unísono, encabezados por la nación más limpia y poderosa. Lástima, ahora llegan los barbudos de al qaeda a frustar nuestro sueño y trabajo en pos de un mundo mundial de fraternidad.
Ciertamente la escasa calidad del periodismo hoy día en España resulta más que preocupante. Es decepcionante. Y no digo que censuren las noticias críticas con respecto a la práctica islámica de algunos musulmanes pero ¿no convendría un mínimo de formación y profesionalidad? O mejor aún: honestidad.

Publicado por Paloma en : blogia

No hay comentarios:

Publicar un comentario