"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

martes, 4 de julio de 2017

Toda vida es sagrada en el Islam

"¡Que nadie toque a ese hombre!": quién es Mohammed Mahmoud, el imán que evitó que lincharan al atacante de la mezquita de Finsbury Park, en Londres



El imán fue "el héroe del día", dijo en un comunicado el director del centro comunitario musulmán, Toufik Kacimi, quien alabó el coraje del imán.
Pero el imán asegura que no fue el único que intentó contener a la multitud.

"No fui yo solo. También había un grupo de hermanos que calmadamente buscó extinguir las llamas de la ira que podían haber acabado en un linchamiento".
Mahmoud relató que acababa de dirigir una sesión de oraciones cuando un hombre entró corriendo y le dijo que alguien había atropellado a varios fieles.
"Cuando fui afuera vi que muchas personas se habían congregado en torno al conductor, que estaba en el piso, intentando patearlo y golpearlo desde todas las direcciones. Por la gracia de Dios pudimos protegerlo", relató el imán.
Mahmoud dijo posteriormente a la prensa: "toda vida es sagrada".

VER NOTICIA


La vida sagrada en Islam:

El Islam considera la vida sagrada y prohíbe todo perjuicio a esta:
El Coran anuncia: 
 
«...que quien matara a alguien, sin ser a cambio de otro o por haber corrompido en la tierra, sería como haber matado a la humanidad entera.
Y quien lo salvara, sería como haber salvado a la humanidad entera.»
 
Coran: Surah 5, versículo : 32.

El Islam considera el cuerpo un depósito de Allah que debemos cuidar y no causarle daño, sea al suyo como al de ajeno. Al contrario, se trata de usar las capacidades que Allah nos otorgó en lo que es bien y útil, para nosotros mismos y para ajeno, para este mundo y para el otro:
El Coran anuncia: 
«…no os echen a perder llevándoos a la perdición, y haced el bien.
Es verdad que Allah ama a los que hacen el bien. ». 
Surah 2, Versículo: 195.

La palabra Mûmin en árabe (traducido generalmente por "creyente" o "el que tiene la fe") es un derivado de la palabra Amn, que significa seguridad y paz.
Y la palabra Muslim (musulmán) es un derivado de Istislâm y de Salâm que significan: Sumisión (al Creador), y Paz (con sí mismo y con las criaturas).
قال صلى الله عليه وسلم في حجة الوداع، فيما يرويه فضالة بن عبيد رضي الله عنه قال:
(ألا أخبركم بالمؤمن: من أمنه الناس على أموالهم وأنفسهم
أخرجه أحمد بإسنادٍ صحيح

Fudâla Ibn ‘Ubayd (que Allah esté complacido con él) relata que el Profeta (Paz y Bendición con él) dijo en su último sermón de su última peregrinación, en el sentido: 
« ¿Es que os informo sobre el (verdadero) creyente? Se trata del cuyo la gente están a salvo respecto a sus bienes y a ellos mismos (el verdadero creyente no puede perjudicarle a nandie ni a sus bienes)» 
Relatado por el Imâm Ahmed con una cadena auténtica. 

El Profeta también dijo, en el sentido: 
«Un Musulmán es el cuyo los otros Musulmanes están a salvo (del mal) de su lengua y de su mano, y un Muhâjir (Emigrante por la Causa de Allah) es el que abandona lo que Allah prohibió» Relatado por Muslim, citando Jâbir.

El Islam fue al origen de «la primera carta de los deberes del Hombre y del respeto de la naturaleza ».

El Islam también se interesó por la naturaleza, por los animales y por las plantas y ordenó que se les cuide y que no se le destruya a este precioso patrimonio de la humanidad, que hace parte de los favores concedidos por Allah a los hombres:
La moral islámica no regla solamente los comportamientos de los hombres los unos con los otros, sino que también se interesa por los animales y la naturaleza, con sus elementos materiales y sus vegetales.
Así, según el Coran, la Tierra de Allah, (donde el humano está establecido por Allah como su vicario, Khalîfa según el termino coránico) esta tierra está hecha para ser cultivada y no destruida; los mares, cielos y tierras están puestas al servicio del hombre para sus necesidades de navegación, de transporte de mercancías, de aprovisionamiento en «comida deliciosa lícita»… ; no deben de ningún modo servir para la construcción de cosas perjudicadoras.
Incluso en caso de guerra el Profeta (Paz y Bendición con él) prohibió a los musulmanes talar los árboles (no muertos), (excepto para las necesidades alimentarias) (así como había prohibido matar a las mujeres, a los niños, a los mayores y a los hombres de religión que no debían ser inquietados, ellos y sus lugares de culto, y había prohibido la destrucción de las construcciones: esto hace parte de la carta de la guerra en el Islam).
لا تغدروا ولا تغلوا ولا تقتلوا وليداً ولا امرأة ولا كبيراً فانيا ولا منعزلا بصومعة ولا تقربوا نخلا ولا تقطعوا شجرا ولا تهدموا بناء

El Profeta (Paz y Bendición con él) incitó a los musulmanes plantar y les promete un gran merito por esto: 
«Cada musulmán que planta una planta [árbol u otro], entonces para todo lo que será comido de esta planta le será contado un acto de caridad. Para todo lo que será robado de esta planta le será contado un acto de caridad. Para todo lo que un pájaro comerá de esta planta le será contado un acto de caridad. Para todo lo que será tomado de esta planta le será contado un acto de caridad. " Relatado por Muslim Kitâb al-musâqât bâbu fadli al-ghars wa az-zar’ (1552) 
 
También dijo, en el sentido: «Si sobrevenía el fin del mundo mientras que uno de ustedes tiene en su mano una planta, entonces si puede plantarla antes del fin del mundo, que lo haga!» Relatado por Ahmad 

El Islam también invita a la compasión hacia los animales: así, deben ser utilizados únicamente a los fines por los cuales están destinados y no para divertirse (como el combate de gallos o la tauromaquia). 
Un día, viéndole a una golondrina volar a ras del suelo, el Profeta (Paz y Bendición con él) dijo a sus Compañeros: «¿Quién afligió a esta golondrina raptándole su cachorro? Devolvedle su polluelo». 
Según otra tradición que dice en el sentido: 
«una mujer entró en el infierno por haber secuestrado y hecho padecer hambre a una gata, impidiéndole nutrirse, hasta de los gusanos (insectos) de la tierra». Un otro dicho del Profeta (Paz y Bendición con él), en el mismo sentido «Un hombre pasando una sed intensa se bajó en un pozo para desalterarse; pero volviendo a subirse, le vio a un perro jadeando de sed y lamiendo el suelo húmedo. Pensó entonces: este perro se está muriendo de sed como lo estaba yo antes; entonces se bajó nuevamente en el pozo, llenó su zapato de agua y le dio al perro sediento. Por este gesto, sus pecados le fueron perdonados.».
يحكي لنا النبي صلى الله عليه وسلم قصة رجل غفر الله له؛ لأنه سقى كلبًا عطشان، فيقول صلى الله عليه وسلم: (بينما رجل يمشي بطريق اشتد عليه العطش فوجد بئرًا فيها، فشرب، ثم خرج، فإذا كلب يلهث، يأكل الثرى من العطش، فقال الرجل لقد بلغ هذا الكلب من العطش مثل الذي كان بلغ بي، فنزل البئر فملأ خُفَّهُ (حذاءه) بالماء، ثم أمسكه بفيه (بفمه)، فسقى الكلب، فشَكَرَ اللهُ له، فَغَفَر له).

فقال الصحابة: يا رسول الله، وإن لنا في البهائم لأجرًا؟

قال: (في كل ذات كبد رطبة أجر (يقصد أن في سقي كل كائن حي ثوابًا)
[البخاري



No hay comentarios:

Publicar un comentario