"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

martes, 7 de diciembre de 2010

Atacan con sangre y pintadas la nueva mezquita de Briviesca



El local que la Comunidad Islámica está acondicionando para trasladarse desde su ubicación actual amaneció con mensajes xenófobos y una enorme mancha de color rojo.

El insulto a los originarios del Magreb no deja lugar a dudas.

El local que la Comunidad Islámica de Briviesca está acondicionando para convertirlo en su próxima mezquita amaneció ayer con las puertas manchadas con sangre de animal y rodeado de pintadas amenazantes o con evidente tono xenófobo. Uno o varios desconocidos actuaron amparados en la noche, en algún momento entre las 3.30 y las 8 de la madrugada, según denunció la Comunidad Islámica ante la Policía Local y la Guardia Civil, que se personaron en el lugar para comprobar los hechos. El presidente del colectivo, Mohamed Halhoul, no duda en calificar el incidente como «ataque racista» y confía en la detención del autor o autores de un hecho sin precedentes.
La mezquita Al Andalus, que actualmente se ubica en la calle San Martín, era la única de toda Castilla y León cuando abrió en el año 1994. Desde entonces, sostiene Halhoul, «nunca había pasado algo parecido y la convivencia en el pueblo había sido buena».
Los problemas comenzaron cuando la Comunidad anunció su intención de trasladarse a un local más grande, de unos 220 metros cuadrados, ubicado muy cerca del parque de La Florida en el número 53 de la calle Mayor. El presidente se reunió en su momento con la comunidad de vecinos para apaciguar posibles desconfianzas y tramitó todos los permisos municipales necesarios, incluyendo el visado del proyecto de reforma por parte del Colegio de Arquitectos y el pago de las correspondientes tasas e impuestos tanto de la propia licencia como de las obras.
Cuando parecía que las reticencias de los vecinos se habían superado, siempre según la versión de Mohamed Halhoul, «la semana pasada aparecieron pegatinas de ‘mezquita no’ y ‘stop islam’». El mensaje intimidatorio se ha traducido, unos días después, en un ataque directo.
La carga simbólica de las manchas de sangre, que los propios musulmanes interpretan como procedente de la matanza del cerdo propia de esta época del año, se acompaña de una broma macabra pintada junto a la puerta y que menciona un supuesto patrocinio de la acción por parte de una marca de morcillas. Junto al local, en la valla metálica de un edificio en construcción, presuntamente los mismos autores han escrito un conocido insulto racista.
El bajo atacado cuenta con todos los permisos municipales y tiene previsto abrir sus puertas en un mes y medio, unos planes que no variarán pese a los desconocidos que actuaron amparados en la noche, sostiene Halhoul.

fuerte inmigración. Tanto la Comunidad Islámica como la propia Policía Local, consultada por este periódico, han confirmado que no existe constancia de accionas racistas de este tipo en el municipio. Hay que tener en cuenta que Briviesca cuenta con un notable colectivo musulmán (unas 200 personas) en relación a su población total y que algunos de los miembros de Al Andalus llevan muchos años de arraigo en la localidad. Su presidente actual, por ejemplo, reside desde hace 27 años y se considera plenamente integrado.

Fuente:DIARIO DE BURGOS

1 comentario:

  1. Mi Condena como siempre hacia este hecho, y espero que detengan a los culpables y les hagan pagar como corresponda. Me he quedado con el último parrafo, porque dice que no hay muestras de racismo en esta localidad pero a la vista de lo sucedido habrá que concluir que eso era hasta ahora porque parece que se ha desatado.. De todas formas basta que se dé un hecho racista para que encienda la mecha del racismo y sobre todo si las Autoridades de Briviesca no actuan con la debida contundencia frente a los agresores y fanaticos racistas...
    Saludos

    ResponderEliminar