"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

lunes, 5 de abril de 2010

PENA DE MUERTE-MEDIO ORIENTE: No es parte de la religión

Por Sanjay Suri LONDRES, 30 mar (IPS)
- En Medio Oriente es donde más personas mueren por aplicación de la pena de muerte en el mundo, después de China, afirma el informe anual de Amnistía Internacional, divulgado este martes.
El subdirector de la organización humanitaria para la región,Philip Luther, dijo a IPS que, además, "Medio Oriente y el norte de África tienen la mayor cantidad de ejecuciones por habitante,según nuestros datos".
Vincular el hecho con la religión Islámica es un prejuicio erróneo. "La gran mayoría de las condenas a muerte o de las ejecuciones en Egipto, Siria, Yemen o Iraq, no tienen nada que ver con la ley islámica", remarcó Luther. "Los fallos se basan en códigos civiles, que incluyen la pena de muerte, muchas veces heredados de la época del colonialismo", apuntó.
La mayoría de las condenas obedecen a delitos de tráfico de drogas o asesinatos previstos por el Código Penal, añadió, como ocurre en países no musulmanes como Estados Unidos e India, cuánto más China, donde se presume que se practican miles de ejecuciones al año de las que nadie se entera.
Amnistía exhortará a Beijing a que dé cifras oficiales y terminar con la especulación. La religión no tiene nada que ver en la mayoría de las ejecuciones del mundo islámico, ya sea Medio Oriente, norte deÁfrica e incluso en países como Arabia Saudita e Irán, remarcó Luther. "La mayoría de las condenas y ejecuciones en Arabia Saudita e Irán se aplicaron en función de sus respectivos códigos penales. Las sentencias dictadas según la ley islámica son las menos, añadió.
Muchas personas fueron acusadas en Irán de enemistad contra Dios, "claramente es un delito religioso, pero que se usa confines políticos contra" personas que se oponen al régimen, explicó Luther. Los motivos de las sentencias son más políticos que religiosos porque entre las personas ejecutadas hay una desproporcionada cantidad de presos de conciencia o de miembros de minorías étnicas o religiosas.
El fallo se dicta en nombre de la religión, pero es una manipulación del Estado para lograr sus propios fines políticosy no para imponer la justicia islámica en la sociedad. Amnistía Internacional registró 388 ejecuciones en Irán en 2009, pero especula que la verdadera cantidad puede ser mucho mayor. "Hubo al menos 14 ejecuciones públicas", según el informe. "En las ocho semanas entre las elecciones presidenciales del 12 de junio y el comienzo del nuevo mandato del presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad el 5 de agosto, la organización contó 112 ejecuciones. En cambio, entre el 1 de enero y el 12 junio se registraron al menos 196", añade.
Muchos países de la región como Argelia, Líbano, Marruecos y Túnez tienen una moratoria sobre la pena de muerte desde hace al menos 10 años. Amnistía registró 624 ejecuciones en 2009 en Medio Oriente, norte de África. No hay cifras precisas sobre la situación de años anteriores, pero la tendencia general es a que disminuyan, indicó Luther.
"Sólo siete países en esa región practicaron ejecuciones el año pasado", Arabia Saudita, Irán, Iraq, Libia, Siria y Yemen.
En términos de cantidad de países, la tendencia es a la disminución, al igual que en el resto del mundo", añadió.
En cambio, en muchos países se discute cada vez más en el ámbito legislativo de por lo menos disminuir la cantidad de delitos pasibles de la máxima pena.
"El ministro de Justicia de Líbano lleva adelante una campaña para abolir la pena de muerte", indicó Luther. "Argelia fue uno de los patrocinadores en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2008 de una moratoria mundial sobre el máximo castigo, el primer país de Medio Oriente y el norte de África en adoptar esa postura", añadió.
Las ejecuciones se practican según el Código Penal, pero se registran cifras extraordinarias en Arabia Saudita e Irán. "Las autoridades de Arabia Saudita ejecutan una alarmante cantidad de personas", señala el informe de Amnistía Internacional. "Al menos 69 condenados fueron decapitados en 2009", añade. "A fines del año pasado había al menos 141 personas en el pabellón de la muerte en ese país, entre ellas unas 104 extranjeras, la mayoría de países en desarrollo de África, Asia y Medio Oriente", señala el documento. "Los presos son condenados en juicios bastante secretos e injustos, a menudo sin abogado defensor, por lo que se estima que la cantidad real de personas condenadas a muerte es mucho mayor", añade. (FIN/2010)

No hay comentarios:

Publicar un comentario