"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

sábado, 16 de enero de 2010

El maltratado término Yihad (II)

Para profundizar
Cómo habíamos señalado al principio, aquí vamos a exponer las suras del Corán referidas a la yihad, también incluímos algunos hadices (Sunna) que hacen referencia a este concepto.
Comenzamos con el Corán (4) :
Sura 2. Al-Baqara (La vaca), aleyas 190 a 193 y 256:
(190) Y COMBATID por la causa de Dios a aquellos que os combatan, pero no cometáis agresión -pues, ciertamente, Dios no ama a los agresores. (191) Matadles dondequiera que los encontréis y expulsadles de donde os hayan expulsado- pues la opresión es aún peor que matar. Y no luchéis con ellos junto a la Casa Inviolable de Adoración si ellos no os combaten antes allí; pero si os combaten, matadles: esta es la recompensa de los que se niegan a la verdad.
(192) Pero si cesan –ciertamente, Dios es indulgente, dispensador de gracia.
(193) Por tanto, combatidles hasta que cese la opresión y la adoración esté consagrada por entero a Dios; pero si cesan, deben acabar todas las hostilidades, salvo contra aquellos que (deliberadamente) hacen el mal.
(256) NO CABE coacción en asuntos de fe.
Sura 4. An-Nisa´ (Las Mujeres), aleyas 76 y 84:
(76) Quienes han llegado a creer combaten por la causa de Dios, mientras que los que se obstinan en negar la verdad combaten por la causa de los poderes del mal. Combatid, pues contra esos amigos de Satán: ¡ciertamente, el engaño de Satán es en verdad débil!
(84) Combate, pues, por la causa de Dios –ya que sólo eres responsable de ti mismo- y alienta a los creyentes para que venzan todo miedo a la muerte. Puede ser que Dios contenga el poderío de los que se empeñan en negar la verdad: pues Dios tiene mayor poderío y más fuerza disuasoria.
Sura 8. Al-Anfal (El Botín), aleyas 45 y 46:
(45) (Así pues,) ¡Oh vosotros que habéis llegado a creer!, cuando os enfrentéis en combate a un ejército, sed firmes y recordad mucho a Dios, para que así obtengáis el éxito.
(46) Y obedeced a Dios y a Su Enviado y no disputéis entre vosotros, no sea que os desaniméis y vuestra fuerza moral os abandone. Y sed pacientes en la adversidad: pues, ciertamente, Dios está con los que son pacientes en la adversidad.
Sura 9. Al-Tauba (El Arrepentimiento), aleya 29:
(29) (Y) luchad contra aquellos que –a pesar de haber recibido (con anterioridad) la revelación- no creen (realmente) ni en Dios ni el Último Día, no consideran prohibido que Dios y Su Enviado han prohibido, no siguen la religión de la verdad (que Dios les ha prescrito), hasta que (se avengan a) pagar de buen grado el impuesto de exención, una vez que hayan sido humillados (en la guerra) (5).
Sura 22. Al-Hach (La Peregrinación), aleyas 39 al 41:
(39) LES ESTÁ PERMITIDO (combatir) a aquellos que son víctimas de una agresión injusta –y, ciertamente, Dios tiene en verdad poder para auxiliarles-: (40) aquellos que han sido expulsados de sus hogares, contra todo derecho, sólo por haber dicho: ¡Nuestro Sustentador es Dios!
Pues, si Dios no hubiera permitido que la gente se defendiera a sí misma unos contra otros, (todos) los monasterios, iglesias, sinagogas y mezquitas –en (todos) los cuales se menciona el nombre de Dios en abundancia- habrían sido (ya) destruidos.
Y Dios, sin duda, ha de auxiliar a quien auxilia a Su causa: pues, ciertamente, Dios es en verdad fuerte, todopoderoso, (41) (consciente de) aquellos que (aun) cuando los establecemos firmemente en la tierra, son constantes en la oración, dan limosna, ordenan la conducta recta, prohíben la conducta inmoral; y a Dios se remite el desenlace de todos los asuntos.
Sura 28. Al-Qasas (La Historia), aleya 56:
(56) EN VERDAD, tú no puedes guiar a todos aquellos a los que amas: si no que Dios guía a quien quiere (ser guiado); y es Él quien mejor sabe quienes se dejan guiar.
Sura 99. Al-Kafirun (Los que Niegan la Verdad), aleya 6:
(6) “!Para vosotros vuestra ley moral, y para mí la mía!”
Sunna (6):
Sahih Muslim
Capítulo: Kitab al-yihad wa-l siiar (Libro del Yihad) : apartados 704 al 753. (7)
“... Los que levantan las armas para doblegar la tiranía y la agresión, para erradicar el mal de la sociedad musulmana, luchan en el camino de Dios. El yihad, en el Islam, no es, por consiguiente, el mero guerrear. Es sólo el noble objetivo el que hace de él una tarea sagrada, como la devoción y l oración.”
Kitab al-yihad: Colección de Bujari:
“Un hombre acudió al Profeta (la paz sea sobre él) y dijo: “Un hombre que lucha por el botín de guerra, el segundo por la fama y la gloria y el tercero para desplegar su valor y su destreza. ¿Quién, entre ellos, es el que lucha
por la causa de Dios?” Acerca de esto el Profesa (la paz sobre él) contestó: “El que luche con el único objetivo de que la palabra de Dios sea suprema, ése es un muyahid (luchador) por la causa del Señor”.
También los tratadistas musulmanes se esfuerzan en hacer ver que las instrucciones del Profeta y los primeros jalifas eran de restricción en la guerra y de tolerancia y comprensión. Son muy citadas la actitud del segundo jalifa , Omar , cuando conquistó Jerusalén, de respeto hacia el patriarca Atanasio y hacia el templo cristiano, y la proclama que el primer jalifa, Abu Bakr dirigió a su ejército al enviarlo a la frontera siria:
“Alto, hermanos, que quiero daros diez reglas que os servirán de guía en el campo de batalla. No cometáis traición ni os desviéis de la senda recta. No mutiléis los cuerpos de los muertos. No matéis a un niño, ni a una mujer, ni a un hombre de edad. No hagáis daño a los árboles ni los queméis, especialmente los que tienen frutos. No matéis ningún animal de rebaños enemigos. Guardadlo para vuestro alimento. Probablemente pasaréis delante de gente que ha dedicado sus vidas a servicios monásticos. Dejadles”
Para terminar
La Comisión Islámica de España emitió una fatua de la mano de su Secretario General, Mansur Escudero Bédate , el 11 de marzo de 2005. En la que expresa su repulsa y condena al terrorismo y al grupo Al Qaida.
“(...) hay que señalar que el terrorismo y el extremismo contradicen la propia naturaleza humana y las enseñanzas del Islam. La presencia de signos como la arrogancia, el fanatismo, el extremismo o la intolerancia religiosa en una persona o grupo, permite saber que éstos han roto con el Islam y la tradición con el Profeta Muhammad.
La comisión de actos terroristas supone una ruptura de tal magnitud con las enseñanzas islámicas que permite afirmar que las personas o grupos que los han realizado han dejado de ser musulmanes y se han situado fuera de la esfera del Islam. Tales grupos distorsionan y manipulan conceptos islámicos básicos, como el de yihad, sometiéndolos a su particular interpretación y criterio.
Estos grupos extremistas causan la muerte de forma indiscriminada, incluyendo la de otros musulmanes (...).
En base a lo expuesto, cabe dictar:
Que según la Sharía, todo aquel que declara halal o permitido lo que Dios ha declarado haram o prohibido, como es matar a personas inocentes en atentados terroristas, se convierte en Kafir Murtadd Mustahlil, es decir en apóstata, por haber pretendido hacer halal (Istihlal) el asesinato de inocentes, crimen que el Sagrado Corán y la Sunna del Profeta, Dios le bendiga y salve, prohíben expresamente.
En tanto que Osama ben Laden y su organización defienden la legalidad del terrorismo y pretenden fundamentarla en el Sagrado Corán y la Sunna del Profeta, están cometiendo delito de istihlal y se convierten ipso facto en apóstatas (Kafir Murtadd), que no deben ser considerados musulmanes ni ser tratados como tales.
4 La traducción del árabe y comentarios que he utilizado, Muhammad Asad, El Mensaje del Qur´an, 2001, Córdoba, Junta Islámica.
5 Este versículo, señala el autor, debe entenderse dentro del contexto de la clara normativa coránica según la cuál la guerra sólo es permisible en defensa propia. En otras palabras, esta orden de luchar sólo es aplicable en caso de que se haya cometido una agresión en contra de la comunidad o del estado islámico, o frente a una amenaza manifiesta a su seguridad (...) El gran pensador islámico Muhammad Abdu, hace una comentario respecto a este versículo: “ El Islam hace obligatoria la guerra sólo en defensa de la verdad y de sus seguidores....
6 Pertenece a Sahih Muslim: colección de hadices recogidos por el Imam Muslim, versión inglesa de Abdul Hamid Siddiqi; Sh. Muhammad Ashraf. Lahore, 1976.Op. Cit., pag 942-1.006.
7 Op. Cit., pag 942-1.006.
8 Jalifa (califa), quiere decir guía de la comunidad musulmana, pero sin poder absoluto, sino que es el encargado de asegurar el cumplimiento de la ley expresada en el Corán y en la tradición sagrada, la Sunna. Sin tener poder para modificarla ni interpretarla.
9 Omar es el segundo de los califas ortodoxos, jalifa rasidun. A la muerte del Profeta, se sucedieron cuatro califas, Abu Bakr, Omar, `Otman y Ali.
10 Abu Yaafar Muhammad Ibn Yarir Al-Tabari, Tarij al Rasul u al Muluk. Series I, vol III, pag. 1.580.
11 La fatwa completa emitida por Mansur Escudero se encuentra en www.webislam.org.

Fuente:webislam

No hay comentarios:

Publicar un comentario