"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

martes, 30 de marzo de 2010

Islamofobia, tópicos y medias verdades

Una ola de xenofobia recorre Europa. Está dirigida contra todos los inmigrantes, pero especialmente se está creando miedo cultural contra los musulmanes

Un fantasma recorre Europa, el fantasma de la xenofobia. Hace unos días se publicaba un artículo de colaboración, firmado por un masón -creía que eran gente liberal y racional- cuya finalidad parecía la de azuzar el temor al diferente y aportar justificaciones al miedo cultural y la fobia social contra los musulmanes. En el caso concreto del artículo que citamos, el miedo cultural al "otro" adquiere la forma de islamofobia.
Una ola de xenofobia recorre Europa. Está dirigida contra todos los inmigrantes, pero especialmente se está creando miedo cultural contra los musulmanes.
La xenofobia derriba las barreras cívicas y éticas de la gente buena -gente como el lector- y nos convierte en canallas llenos de miedo y odio contra el otro, que siempre es más débil. Ni los valores cívicos, ni los valores religiosos aguantan ante el miedo fóbico inducido. El tipo de argumentación que este tipo de artículos aporta no nos lleva a la reflexión y al mejor conocimiento de la realidad social actual, a lo que conducen es a poner en marcha nuestras bajas emociones. Personas cultas y pacíficas se están convirtiendo en bestias, el ser humano como lobo para el ser humano.
A tal punto llega el intento de intoxicación, que el autor del artículo no se sonroja al decir "devolver a sus países de origen a los que finalizaron aquí sus contratos de trabajo...". Nos pide nuestra complicidad emocional para expulsar a los inmigrantes después de que ya han sido exprimidos. No son personas, son objetos del mercado esclavo del trabajo. No son útiles, pues patada y a la calle.
Con una sarta de medias verdades, presentadas como noticias, nos intenta conducir a la conclusión de que el "moro" es fanático, machista y malo-malísimo. Según él, la culpa de todo la tiene la religión. Es algo así como si mezclando a la ETA (sic), los crímenes de Tijuana y la vendetta siciliana -hechos terribles ocurridos en países de mayoría de población católica- concluyéramos que los obispos católicos tienen la culpa de los crímenes. Miedo inducido contra el otro para convertirnos en cómplices de una canallada.
Con formas aparentemente suaves se emiten mensajes durísimos, xenófobos y llenos de odio que recibimos -en el caso de que no los analicemos con espíritu cívico, critico y humano- como si fueran verdades clarísimas.
La crisis de nuestros principios morales y la confusión del momento social de nuestra civilización hacen que una manifestación del Mal sea el miedo al otro y la xenofobia. La islamofobia es la forma que estos males toma en nuestro entorno.
Ricardo San Segundo, es Experto profesional en Cultura, Civilización y Religión islámica. UNED

Fuente: webislam

No hay comentarios:

Publicar un comentario