"Las obras realizadas sin sinceridad son como el viajero que lleva arena en su cantimplora. Llevarla le supone un peso y no le aporta ningun beneficio".
Ibn Al-Qayyim

lunes, 30 de abril de 2012

Una radiografía de la discriminación

Los beneficios del odio, el miedo, los prejuicios y la propaganda política son perfectamente cuantificables


26/04/2012 - Autor: Eduardo Febbro - Fuente: webislam
 

Llamarse Ahmed, Muhhamad, Amel o Fatima es una condena. Discriminación para obtener un trabajo, una vivienda, desconfianza de las miradas en los negocios, rechazo a todos los niveles. El informe que acaba de publicar Amnistía Internacional sobre la discriminación de que son objeto los musulmanes en Europa es una radiografía límpida de un proceso de exclusión que se amplía con la influencia creciente de los partidos de extrema derecha populistas que pululan en el Viejo Continente.
El informe titulado “Elección y prejuicio, las discriminaciones contra los musulmanes en Europa” es el primero de este tipo por su amplitud continental. El trabajo analiza la situación en países como España, Bélgica, Francia, Holanda y Suiza y saca una conclusión inmediata por encima de las estadísticas discriminatorias: “Los partidos políticos alimentan el miedo al Islam en Europa” (John Dalhuisen, director del programa Europa-Asia Central en Amnistía Internacional). La segunda conclusión radica en que las prácticas discriminatorias motivadas por la pertenencia cultural religiosa tienen vigencia “incluso en los países donde la discriminación fundada sobre la religión o las convicciones es ilegal”.
Esta exhaustiva investigación de terreno demuestra cómo “los estereotipos ligados a las prácticas religiosas y culturales musulmanas acarrearon la aparición de discriminaciones en el mercado de trabajo y en las escuelas contra las personas que llevan puestos signos o ropa asociados al Islam”. En lo concreto, una mujer musulmana hipercalificada, con diplomas prestigiosos y un curriculum ideal, no será contratada si lleva un velo en la cabeza. Amnistía cita numerosos casos. Uno de ellos, el de Ahmed, un suizo originario de Africa del Norte que trabajó durante 15 años en la misma empresa. Según relata él mismo, nunca exhibió su práctica religiosa. Siempre fue discreto y jamás pidió franco el día de las fiestas musulmanas. Cuando se dejó crecer la barba, sus colegas empezaron a decirle que se parecía a Bin Laden. Su destino quedó sellado en el momento en que ingresó a la empresa una mujer que detestaba a los árabes y a los musulmanes. A pesar de una foja de servicios excepcional, lo despidieron sin motivo. Amel vivió en Francia una situación inversa: no la despidieron, sino que no la contrataron porque llevaba un pañuelo en la cabeza. En pleno siglo XXI, con sociedades impregnadas de multiculturalismo y megaconectadas mediante la información y las redes, los árabes y los musulmanes siguen despertando miedo y rechazo, como si fueran de otra especie. El informe de Amnistía da cuenta de numerosísimos casos en los que las personas se vieron rechazadas en un trabajo porque el pañuelo que cubre la cabeza o cualquier otro signo “disgusta a los clientes” o “estropea la imagen de la empresa”.
La incomprensión es inmensa, tanto como la ruda y sucia campaña que la extrema derecha europea viene haciendo contra los musulmanes, incluso cuando tienen la nacionalidad del país en el que residen porque son la segunda o tercera generación y nacieron allí. Amnistía también cuestiona el principio adoptado en Francia en 2004 –ampliado luego a otros campos y luego en España, Bélgica, Suiza, Holanda y Turquía– que prohíbe el uso de “signos religiosos distintivos” en las escuelas públicas y los lugares públicos. Esas “prohibiciones” constituyen para la ONG “discriminaciones contra los alumnos musulmanes, quienes no pueden ejercer el derecho a la libertad de expresión, a la libertad religiosa o a la libertad de las convicciones”. La caza al musulmán es global. Amnistía cita muchos ejemplos. Uno, en España: una adolescente musulmana de 16 años fue impedida de asistir a los cursos del liceo público Pozuelo de Alarcón, en las afueras de Madrid, porque llevaba el velo. Dos, en Holanda: una escuela católica de la ciudad de Volendam prohibió el uso del velo. Con esa medida se impidió que un alumno musulmán siguiera los cursos. En este contexto, Amnistía pone en tela de juicio el argumento francés, el cual justifica esas medidas como medio de que se respete la laicidad: “Según el derecho relativo a los derechos humanos, la laicidad no es un motivo legítimo para restringir la libertad de expresión, la libertad religiosa o de convicción”. Cabe recordar que bajo el mandato del presidente Nicolas Sarkozy se prohibió igualmente el uso de la “burka”, el velo integral. Las millonarias de las monarquías del Golfo que venían a hacer sus compras a París ahora lo hacen en Londres. Bélgica también adoptó una medida similar.
La persecución se hace extensiva a la construcción o implantación de lugares de culto musulmán. Le prueba más delirante de esa política es el famoso referéndum organizado en Suiza en 2009 (fue apoyado por 57 por ciento de los votantes) mediante el cual se aprobó la prohibición de construir nuevos minaretes en el país. En toda la Confederación Helvética sólo existen cuatro minaretes. En los demás países citados por el informe, aunque no existe una ley semejante a la suiza inscripta en la Constitución, los musulmanes tienen grandes problemas para construir lugares de culto. En la conclusión del informe, Amnistía Internacional formula una serie de recomendaciones a los poderes públicos. La ONG llama a los gobiernos de Europa a “actuar más para combatir los estereotipos negativos contra los musulmanes, estereotipos que alimentan las discriminaciones”. Aquí queda plasmada de lleno la responsabilidad de los dirigentes políticos cuyas ideologías, en vez de apaciguar, soplan sobre las brasas. Amnistía recuerda que, “en vez de combatir los prejuicios, los partidos y los responsables públicos van demasiado seguido en dirección de los prejuicios con la meta de esperar beneficios electorales”. No hace falta desarrollar ningún extenso argumento para verificar la validez de la recomendación. El partido de extrema derecha francés Frente Nacional obtuvo casi 18 por ciento de los votos en la primera vuelta de las elecciones presidenciales (el 22 de abril). Su principal recurso es el racismo global y su enemigo central son los musulmanes. Los beneficios del odio, el miedo, los prejuicios y la propaganda política son perfectamente cuantificables.

miércoles, 25 de abril de 2012

Marroqui tetraplejico tras detención policial

¿y a estas noticias porque no se les da difusión?¿Y porque no se investiga, ni le importa a nadie? Si hubiera sido al revés que a un español le pasara esto en Marruecos apaga y vamonos...

domingo, 22 de abril de 2012

Candidata a las presidenciales francesas ataca al islam

Link de la noticia

Paris,20.04.2012,AIN.

 Marine Le Pen, candidata de la extrema derecha a las elecciones presidenciales francesas.

Marine Le Pen, afirmó que “el islam continua su progresion para llegar a cada casa en Francia”, y aseguró que “la guerra contra la religion islamica tiene que continuar y no detenerse nunca”, informó el sitio informativo, Islam Today. 
 La candidata del Frente Nacional (Extrema derecha), a las presidenciales en Francia, atacó nuevamente al islam como lo hacia su padre cuando presidía el partido mas radical del pais europeo. Además, añadió que “no hay que sentir vergüenza por luchar contra la expansion del islam en francia”, o como lo llaman “la islamizacion de Francia”.

jueves, 19 de abril de 2012

Breivik, "autor no culpable"

Me pregunto yo porque no se menciona la religión de este sujeto y cuando un musulman mata a alguien es lo primero que se hace.
Otra cosa curiosa, ya se le está considerando "Enfermo mental", pero cuando es un musulman el culpable de cualquier delito esa posibilidad ni la tienen en cuenta.

Link de la noticia

Oslo,18/04/2012.elespectador.com.


Anders Behring Breivik, saludando en el tribunal de Oslo. / EFE

Comenzó el lunes el juicio contra el "asesino de Oslo" por la muerte de 77 personas.

Anders Behring Breivik, el hombre que el pasado 22 de julio cometió la mayor masacre en la historia de Noruega desde la Segunda Guerra Mundial, al detonar un carro bomba en el centro de Oslo y posteriormente disparar indiscriminadamente en el campamento de verano de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya, dejando 77 muertos, empezó a comparecer ayer frente a un tribunal de la capital noruega. Aunque reconoció su autoría en los ataques, no aceptó su culpabilidad.

Lo primero que hizo Breivik cuando le quitaron las esposas fue saludar al público asistente al juicio, en el que se encontraban familiares de las víctimas, extendiendo el brazo con el puño cerrado —el saludo de la extrema derecha, que para él representa “la fuerza, el honor y el desafío a los tiranos marxistas en Europa”—. Para este islamófobo y cristiano fundamentalista de 33 años, lo que hizo no sólo fue una acción en defensa propia, sino un favor a Noruega.

El segundo gesto de Breivik fue desconocer la autoridad del tribunal, “porque ha recibido su mandato de partidos políticos que apoyan el multiculturalismo”. El asesino de Oslo, llamado neonazi por algunos, permaneció inmutable mientras se leía la acusación en su contra y no se levantó, como ordena el protocolo, cuando los magistrados ingresaron a la sala.

Al preguntársele sobre su profesión, Breivik se declaró “escritor”, pues antes de perpetrar la masacre publicó un manifiesto de 1.500 páginas titulado 2083: Una declaración de independencia europea, en el que asegura ser parte de un pequeño grupo que pretende tomar el control de los países del occidente de Europa e implementar allí una agenda cultural y política conservadora.

Ahora está en manos de los jueces decidir si el asesino de Oslo es un enfermo mental, y por tanto debería ser recluido en un centro psiquiátrico, o si actuó en plena posesión de sus sentidos, por lo que podría enfrentar una pena prorrogable de 21 años de prisión —la máxima condena en Noruega—. El último informe psiquiátrico dice que Breivik actuó a conciencia y por lo tanto debe ir a prisión.

Geir Lippestad, abogado de Breivik, insistió en que la defensa pedirá que sea considerado penalmente responsable. Los jueces tendrán diez semanas para emitir el fallo final.

miércoles, 18 de abril de 2012

Nueva polémica en Alemania con el regalo del Corán.

Pues yo tengo una Biblia en casa y no soy catolica ¿cual es el problema? Ademas nadie obligó a nadie a aceptar el libro...Pero ¡como no!!! Con el Islam hemos chocado!! La polémica por todo internet ya está servida tachando a los musulmanes que repartieron gratuitamente el libro de organización  terrorista, y mas cosas que no hace falta que cuente, no hay mas que buscar información por google y flipar en colorines de las opiniones de algunos....


Un grupo de musulmanes instalados en Alemania lanzó una operación inédita de distribución gratuita de ejemplares del sagrado Corán en el país y en Suiza y Austria.

El objetivo de este grupo de musulmanes es lograr distribuir 25 millones de ejemplares del Sagrado Corán en alemán, en Alemania, Suiza y Austria, a fin de permitir que cada casa tenga un ejemplar y que los miembros de cada familia se interioricen del mensaje religioso, afirmó Ibrahim Abu Nabie, uno de los organizadores de la campaña.

Ibrahim, empresario de 47 años de origen palestino, es el iniciador de esta campaña titulada “Lies” (lee, en español) y explica que quiere “llevar la verdad a los corazones”, informó el sitio, Islam Today.

Cerca de 300 mil ejemplares del Sagrado Corán fueron distribuidos durante el fin de semana de las Pascuas, en más de treinta ciudades alemanas.

Esta operación no esta bien vista por las autoridades y suscita la preocupación de la clase política. Volker Kauder, jefe del grupo parlamentario de la Unión Cristiana CDU/CSU, partido de Angela Merkel, condenó esta campaña.

contenido relacionado: 

Viandantes alemanes increpan a los salafistas que regalan el Corán

Leer la noticia: aqui

viernes, 13 de abril de 2012

El cine tematiza el miedo al Islam


Friburgo,11/04/2012,swissinfo.ch.

Yasmina Adi, 'Ici on noie les algériens': fotos de argelinos detenidos en 1961 en Francia. (SP)

El reciente drama de Toulouse ha reavivado el debate sobre la integración de los musulmanes en Europa. Mientras los políticos y medios de comunicación denuncian los brotes de violencia, los inmigrantes musulmanes luchan contra los prejuicios y la discriminación. Un combate que se extiende al cine.

Un puñal; un rostro oculto; un traidor; un hombre con bigote, acento oriental y mirada maligna. Son los símbolos clásicos que han utilizado en los siglos pasados la literatura y el cine, para representar al árabe malo - en contraposición a la tradición hebreo cristiana.

"Esos sentimientos de desconfianza y miedo frente a un Islam imaginario y conquistador iban acompañado de una idealización de Oriente, basada en los cuentos de Las mil y una noches.

El estilo de vida oriental, el poder de seducción de sus mujeres, la hospitalidad y la poesía ejercían una fascinación especial sobre los occidentales", explica el sociólogo de la imagen, Gianni Haver, profesor en la Universidad de Lausana.

"Hubo un tiempo en el que las mujeres con velo eran un emblema de la sensualidad. Hoy, en cambio, encarnan el miedo hacia la religión musulmana y sus tradiciones".

La fascinación oriental en el cine occidental ha dado paso a los clichés relacionados con el mundo árabe, que explotan los grandes éxitos de taquilla y las teleseries estadounidenses y que a menudo van asociados al espectro del terrorismo o a los recuerdos de la época colonial.

Denuncia social en Europa

El cine del Viejo Continente ofrece otra mirada. La fuerte presencia de inmigrantes magrebíes en países como Francia y el papel predominante del cine de autor han contribuido a que el Islam y su relación con Occidente se transformen en un tema de denuncia social.

Estas películas, escritas y dirigidas en gran parte por inmigrantes de la segunda generación, relatan la otra cara de la presencia musulmana en Europa: las revueltas contra el dominio colonial, el repliegue en la religión como identidad cultural, la discriminación y la incomprensión.

Así lo ilustra el documental Ici on noie les algeriens (Aquí se ahoga a los argelinos), de Yasmina Adi, que narra la represión de los argelinos en la Francia de 1961, un año antes de que el país magrebí proclamara su independencia.

Se trata de un filme de carácter político y social que el Festival Internacional de Cine de Friburgo mostró al público en el marco de una sección dedicada a la imagen del Islam en Occidente.

"A excepción de algunos largometrajes de tono conciliador, estas producciones rara vez llegan a las salas suizas, en las que predominan cada vez más las producciones estadounidenses de gran presupuesto", explica Thierry Jobin, ex crítico de cine y director artístico del Festival de Friburgo.

Denuncia de la represión argelina en el París de los años 60. (SP)

Sobre la masacre de Paris en los años 60 

El despertar de una identidad religiosa

"En los últimos años, el clima social en Francia se ha deteriorado mucho. La religión, y en especial el Islam, se estigmatiza e instrumentaliza con fines electorales", explica a swissinfo.ch Yasmina Adi, nacida en Francia en el seno de una familia de inmigrantes argelinos. "Antes, la gente me preguntaba por mi nacionalidad, hoy quiere saber si soy musulmana".

El Islam, que explotan algunos partidos y medios de comunicación, se ha transformado de una cuestión privada en una problemática pública. Para muchos musulmanes se ha convertido en un instrumento de reivindicación y reconocimiento de su identidad.

Contrariamente a los inmigrantes españoles o italianos en los años 70, los refugiados magrebíes no contaron con la ayuda de los sindicatos o de las misiones católicas. Al sentirse aislados, acorralados en un gueto, se refugiaron en la religión entendida como identidad colectiva", señala Mariano Delgado, decano de la cátedra de Teología en la Universidad de Friburgo.

"Hoy, esta identidad musulmana es incluso mayor entre los inmigrantes de la segunda generación y choca inevitablemente con una sociedad europea que se dice cada vez más laica y que percibe los símbolos religiosos como ostentación".

El cineasta argelino Rabah Ameur-Zaïmeche utiliza los clichés y el humor para afrontar el complejo tema de la moral y la tradición religiosa. En Dernier Maquis (El último resistente), que presentó en el Festival de Cannes de 2008 y también en el de Friburgo- los personajes se interrogan sobre qué significa ser un buen musulmán: ¿Orar cinco veces al día? ¿Aprender de memoria el Corán? ¿Someterse a la circuncisión? ¿Llevar el velo?

Son preguntas que se repiten en muchas películas sobre el Islam y su relación con Occidente, en un intento de subrayar la importancia que reviste la fe en el día a día de muchos musulmanes y delimitar la frontera que separa el credo del extremismo religioso.

La fe a la deriva

Cuando Francia parece haber emprendido una caza de los presuntos terroristas tras la matanza de Toulouse, Philippe Faucon, cineasta de origen marroquí, se cuestiona sobre la relación entre fanatismo y exclusión social. Su último filme, La Désintégration (La desintegración), narra cómo tres jóvenes, sin trabajo ni perspectivas, caen en las redes de un islamista y se estrellan contra la sede de Naciones Unidas con un coche bomba.

Más que simplificar la problemática, Philippe Faucon destaca el poder de instrumentalización que reside en la fe. "Las religiones monoteístas son un fenómeno ambiguo que tiene dos rostros", reconoce Mariano Delgado.

Por un lado, está el carácter universal de estas religiones que se refleja en la reivindicación de paz y justicia. Por otro, sus aspectos absolutistas, que pueden desembocar en violencia, como ocurrió con los católicos en las Cruzadas o la Inquisición ".

Esta contraposición entre el bien y el mal se observa también en películas contemporáneas. Tiene su origen en los delicados equilibrios políticos que influenciaron durante siglos las relaciones entre Oriente y Occidente. Y si el cine europeo parece haber conseguido liberarse de los estereotipos vinculados a la imagen de un árabe invasor, el tema del Islam sigue lleno de significado y reflejando el imaginario colectivo entre reivindicación, fascinación y desconfianza.

Stefania Summermatter, Friburgo, swissinfo.ch
(Traducción: Belén Couceiro)

Link

viernes, 6 de abril de 2012

El Centro de formación Educaislam organiza dos cursos pioneros en España

Me llegó a mi e-mail y lo pongo aqui por si alguien le interesara


Tenemos el placer de informaros de que el Centro de formación Educaislam ha organizado dos cursos pioneros en España que esperamos que sean de vuestro interés.

“I Curso de feminismo islámico: Igualdad de género en el Islam” (online)
El centro de formación Educaislam en colaboración con la Cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones “Ignacio Ellacuría” de la Universidad Carlos III de Madrid (España) organiza el “I Curso de feminismo islámico: Igualdad de género en el Islam” que tendrá lugar del 1 de mayo al 25 de junio de 2012. El objetivo del mismo es dar a conocer las contribuciones de las feministas musulmanas al pensamiento islámico contemporáneo y fomentar la deconstrucción de los estereotipos de género en el Islam. Al finalizar el curso, los alumnos serán capaces de incorporar los postulados del feminismo islámico en la práctica individual y colectiva cotidiana.  Leer más
“Curso de Técnico en Producción de Alimentos Halal” (semipresencial)
La Escuela de Formación Halal perteneciente a Educaislam, el centro de formación impulsado por Junta Islámica, dedicado al aprendizaje y la enseñanza del Islam en sus diferentes dimensiones, ha organizado el "Curso de Técnico en Producción de Alimentos Halal” a celebrar del 13 de Abril al 14 de Mayo de 2012. Se ha organizado este primer curso de técnicos en producción de alimentos halal, que incrementará el conocimiento de los participantes, en aspectos como el bienestar animal, la manipulación de alimentos, el sacrificio halal, la trazabilidad o el uso de ingredientes y aditivos saludables. Leer más
Información e inscripciones

miércoles, 4 de abril de 2012

¿Nos enteraremos alguna vez de la verdad?

¿Por qué me queréis matar? Soy inocente…
Fuente:  al-Manar
“Tenemos dos videos iguales de 20 minutos cada uno en los que Mohamed Merah dice a la policía: ¿Por qué queréis matarme? (...) Soy inocente”, dijo en una conferencia de prensa Zahia Mokhtari, la abogada argelina contratada por el padre de Mohamed, que viajará a Francia en los próximos días para presentar su caso ante los tribunales franceses.
“Personas familiarizadas con este hecho y que quieren que se sepa la verdad me han enviado estos videos,” dijo la abogada. Ella ha precisado que reservará la divulgación de los mismos a la justicia francesa e insistió en su autenticidad.
Al ser preguntado por AFP, el Ministerio del Interior francés no quiso realizar ningún comentario.
Según Mokhtari, “Merah (Mohamed) fue manipulado y utilizado en estas operaciones por los franceses y posteriormente fue liquidado para que la verdad no viera la luz del día”.
Ella dijo que iba a dar a la justicia francesa “una lista inicial de tres nombres, los de un responsable de los servicios franceses y dos de otras nacionalidades diferentes que trabajaban con Mohamed Merah para que sean escuchados en este tema”.
Según el abogado, los videos que circulan sobre la muerte de Merah son montajes. Ella dijo Mohamed Merah “pidió hablar con la prensa, pero esto fue le rechazado.”
Algunos abogados franceses “nos quieren ayudar”, agregó Mokhtari, sin dar nombres. Ella dijo tener confianza “en la integridad e imparcialidad de la justicia francesa". Mohamed Merah, de 23 años, fue asesinado 22 de marzo durante el asalto policial contra su apartamento en Toulouse (sureste de Francia), después de 32 horas de asedio.
Esta investigación judicial, ¿confirmará los rumores que Merah fue asesinado en la noche del miércoles y no el jueves, como dicen las autoridades?